Grupo Radar

23-05-2018 – (difundido en VTV Noticias el 15/05) Policía y FFA son las instituciones más confiables para los uruguayos, en un panorama general de descreimiento.

Existen muchas formas de evaluar el nivel de confianza en una determinada institución, así como podrían evaluarse innumerables instituciones. En nuestra última encuesta nacional de opinión pública, realizada entre el 3 y el 8 de abril pasado, incluimos una pregunta con el fin de evaluar la confianza en una lista de instituciones que elegimos un tanto arbitrariamente, pensando en cuáles son las que han estado más “expuestas” en los últimos meses. Estas son el Gobierno (Poder Ejecutivo), el Parlamento, la Justicia, la Policía, las Fuerzas Armadas, los sindicatos, los empresarios, la Iglesia Católica y los Partidos Políticos. Además incluimos los médicos, en el entendido que era una forma de marcar cuál es el máximo posible, dado que históricamente han sido quienes reciben el mayor nivel de confianza.

 La forma que hemos elegido para evaluar el nivel de confianza es solicitarle a los encuestados que califiquen cuánto confían en cada una de las instituciones, en una escala del 1 al 7 en la que 1 es “no confío nada” y 7 es “confío totalmente”. A efectos de presentar los resultados, se agruparon las calificaciones en “bajas” (de 1 a 3), “medias” (4 y 5) y “altas” (6 y 7). (ver gráfica a continuación)

 Confianza

Lo primero que llama la atención es que a nivel de la población en general, exceptuando los médicos, los niveles de confianza son de bajos a muy bajos. Obsérvese que los médicos obtienen un 42% de calificaciones 6 y 7 (“confío mucho”) mientras que quienes les siguen – la Policía y las FFAA – solo obtiene un 25% y un 24% respectivamente.

Siempre sin tener en cuenta los médicos, todas las instituciones evaluadas obtienen mayores porcentajes de “confío poco o nada” (de 1 a 3) que de “confío mucho” (6 y 7). Esto estaría mostrando un descreimiento generalizado hacia las instituciones, lo que a nuestro entender prende una señal de alerta para las élites políticas, económicas y sociales del Uruguay.

Pero los resultados de esta encuesta a nivel de la población en general esconden situaciones muy diferentes si “abrimos” los datos según diferentes variables: género, Montevideo / Interior, rangos de edad, nivel socioeconómico o – sobre todo – simpatía hacia uno u otro partido político. La tabla a continuación muestra los saldos (o sea la resta aritmética) entre calificaciones altas (6 y 7) y calificaciones bajas (1 a 3), o sea entre el porcentaje de quienes confían mucho y quienes confían poco o nada. Si el saldo es positivo, significa que hay más gente que confía que gente que no confía, y si el saldo es negativo significa que hay más personas que no confían que personas que confían.

Saldos - confianza

Las siguientes son algunas de las conclusiones que pueden extraerse de esta tabla:

  • Los médicos obtienen el mayor nivel de confianza cualquiera sea el segmento de población analizado.
  • Los montevideanos desconfían significativamente más de la Policía y las FFAA que los del Interior, aunque probablemente por razones diferentes: en el caso de la Policía, quizás porque el problema de la delincuencia afecta por ahora mucho más a la capital, y en el caso de las FFAA porque pueda estar correlacionado con que los votantes del FA desconfían particularmente de las FFAA y Montevideo es “más frenteamplista” que el conjunto del Interior. También es cierto que en el Interior existe un vínculo mucho más cercano con “el policía” y “el militar” que en Montevideo. Para todas las demás instituciones, los niveles de desconfianza son similares entre Montevideo e Interior, o aun mayores en el Interior.
  • Las mujeres desconfían más que los hombres en todas las instituciones, y esa diferencia es particularmente notoria en los partidos políticos, los empresarios y la Justicia. En el primer caso quizás se pueda vincular esto con la escasa participación de las mujeres en la política; en el segundo con las condiciones de trabajo y las remuneraciones; y en el tercero con los casos de violencia doméstica y feminicidios y con la probable sensación de desprotección de las mujeres frente a los mismos y de que la Justicia no viene actuando como esperarían. La única excepción la constituyen los médicos: las mujeres confían significativamente más en ellos que los hombres.
  • A menor edad se desconfía más de la Policía (¿percepción de abusos hacia los jóvenes?) pero se confía más en las FFAA (¿resabios de la imagen que quedó de los años de dictadura entre los mayores?); también los más jóvenes desconfían más en el Gobierno, el Parlamento, la Justicia, los Partidos Políticos y la Iglesia; y los niveles de desconfianza son similares en todos los rangos de edad hacia los empresarios y los sindicatos.
  • A menor nivel socioeconómico (NSE) mayor desconfianza hacia los empresarios, los partidos políticos, la Iglesia, y sobre todo – y muy preocupantemente – hacia los tres poderes del Estado: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Esto muestra otra señal de alerta hacia la élite política, ya que la población de menores ingresos es la que más desconfía de las instituciones que hacen al sistema republicano de gobierno. Los niveles de desconfianza son similares entre NSE para la Policía y – curiosamente – los sindicatos. Y a menor NSE mayor confianza hacia las FFAA.
  •  Obviamente las mayores diferencias entre segmentos de población se observan según a qué partido han votado los encuestados en 2014: los votantes del FA desconfían particularmente de las FFAA (pero no de la Policía !), de los empresarios y de la Iglesia; mientras que los votantes de los partidos fundacionales desconfían particularmente del Gobierno, del Parlamento, de la Justicia, de los sindicatos y también de los propios partidos políticos (luz amarilla tirando a naranja para los dirigentes de los partidos Nacional y Colorado). Los votantes del Partido Independiente son los que muestran la mayor desconfianza (y por lejos) hacia los partidos políticos (lo cual muestra una pista sobre el porqué de su voto) y curiosamente hacia la Policía.
  • Quisimos ir un paso más lejos y mostrar las diferencias que existen entre quienes votaron las principales listas al Senado, dentro del FA y del PN, y se observan algunos datos interesantes. Lo más llamativo es que las diferencias entre las opiniones de quienes votaron la lista de Lacalle o la de Larrañaga son mucho menores que entre quienes votaron las diferentes listas del FA. A modo de ejemplo: los votantes de la 1001 son los únicos que dentro del FA muestran más confianza que desconfianza hacia los sindicatos; los votantes de la 609 son los que menos confían en los partidos políticos, el Gobierno, el Parlamento y la Justicia (a excepción de los votantes de la 711, pero eso tiene una explicación bastante obvia vinculada al caso Sendic); pero junto con los de la 711 son los que más confían en las FFAA; los que más confían en el Gobierno son los votantes de la 90, lo cual parece lógico dado que el Presidente Vázquez proviene del Partido Socialista.

En síntesis, este estudio muestra niveles preocupantes de desconfianza hacia todas las instituciones, que muestran un descreimiento bastante generalizado de la población uruguaya. Asimismo muestra una vez más la brecha (por no decir “grieta”) que existe entre votantes del oficialismo y de la oposición. Y nos parece particularmente preocupante los altos niveles de desconfianza de los jóvenes y de los niveles socioeconómicos más bajos, segmentos de población que casualmente – o no – coinciden con los que menos interés muestran en la política

Ficha técnica

Los datos que se presentan surgen de una encuesta realizada entre el 3 y el 8 de abril de 2018 a una muestra de 1.500 casos, representativa de toda la población mayor de 17 años, residente en todo el país.

  • La encuesta se realizó online, en forma autoadministrada (o sea sin la intermediación de un encuestador). Se contrataron varios avisos promocionados en Facebook e Instagram, dirigidos a todos los mayores de 17 años.
  • Los resultados se ponderaron según voto en octubre 2014.
  • La composición de la muestra se definió por cuotas según las variables sexo, edad, zonas geográficas (M0ntevideo / Interior) y tamaño de localidad (5 estratos), utilizando información del Censo del INE.
  • La formulación exacta de la pregunta cuyos resultados se publican fue la siguiente: ¿Cuánto confías en las siguientes instituciones uruguayas en general, en una escala del 1 al 7 en la que 1 es “no confío nada” y 7 es “confío totalmente”? El Parlamento / La Justicia / El Gobierno / La Policía / Las Fuerzas Armadas / Los sindicatos / Los empresarios / La Iglesia Católica / Los partidos políticos / Los médicos
  • Estas preguntas se incluyeron en una encuesta nacional sobre diversos temas de opinión pública, y no fueron solicitadas en exclusividad por partido ni sector ni dirigente político alguno. Los principales resultados que aquí se publican fueron divulgados por VTV Noticias el 15 de mayo de 2018.
©Grupo Radar
Diseño MChF